viernes, 7 de noviembre de 2008

El Cuaderno de Saramago

Al principio, cuando lo descubrí, me parecía imposible que Don José, el de Azinhaga (Portugal), pudiera escribir en un blog. He leído bastante de él y las frases me recordaban sus textos. Añadí su blog a mis favoritos y via rss leo, lo que con bastante asiduidad escribe, este hombre de 86 años.

lisboa1Para mi es un placer compartir con él aparte de mi pasión por la Extremadura portuguesa, su Alentejo, el universo de los blogs, donde el otro día alguien hablaba de "no se qué vanidades" de los que disfrutamos escribiendo por estos folios de bites. Pues nada, quede aquí mi "pavoneo" por compartir con Don Jose Saramago el mundo de las bitácoras.

Me permito la licencia de dejar aquí su último post. No creo que se enfade. Y si un día por casualidad se cruza por esta Fragua que arde cerca de su tierra. Pues eso que un placer.

Palabras
Afortunadamente hay palabras para todo. Afortunadamente existen algunas que no se olvidarán de recomendar que quien da, debe dar con las dos manos, para que ninguna de ellas se quede lo que a otros les pertenecería. Así como la bondad no tiene porqué avergonzarse de ser bondad, tampoco la justicia deberá olvidarse de que es, por encima de todo, restitución, restitución de derechos. Todos ellos, empezando por el derecho elemental de vivir dignamente. Si a mí me mandaran colocar por orden de precedencia la caridad, la justicia y la bondad, el primer lugar se lo daría a la bondad, el segundo a la justicia y el tercero a la caridad. Porque la bondad, por si sola, ya dispensa la justicia y la caridad, la justicia justa ya contiene en si caridad suficiente. La caridad es lo que resta cuando no hay ni bondad ni justicia.
José Saramago