lunes, 22 de septiembre de 2008

"Últimamente ando algo perdido..."

Como dice una canción de Ismael Serrano, "últimamente ando algo perdido...".
Muchos, tristemente muchos padres, llegan a los centros educativos y tras alguna charla, señalan:
-Dígame usted que hago yo con él/ella.
Esta es una frase, más o menos acertada, que muchos de los padres/madres de los alumnos nos acaban lanzando. A veces como arma arrojadiza, otras, las más en los casos que yo percibo, como grito de socorro al notar que el barco, en el que va su hijo/a, se hunde en las procelosas aguas del Fracaso Escolar.

Estos días mi sorpresa se incrementa cuando, después de una lucha ya conseguida (la escolarización obligatoria hasta los 16 años), me dispongo a escuchar a padres y madres con un argumento del carajo (con perdón). "Mi hijo el año pasado no hizo nada, para que le voy a comprar este año los libros". Me sorprendo, pero aun, en ocasiones, queda una lastimera segunda parte, "si ustedes, desde el centro, le pudieran dar algunos libros de esos que les sobran, o les dan las editoriales".

Difíciles los tiempos que se avecinan para estos crios, para sus profesores, y como no, también para sus padres. Sin material escolar, acabará habiendo problemas de disciplina. Es la lógica sucesión de acontecimientos. El niño no trabaja, se aburre, molesta. Todo el mecanismo de castigos/charlas, jefaturas de estudio, etc...se pone en marcha, y pocas son las veces que estos "ungüentos" curan la herida de la desmotivación y el desencuentro.

Lo fácil es echar culpas. Resolver el problema de desmotivación del alumnado hacia los aprendizajes y el esfuerzo personal es tarea de todos. Desde el profesor que insiste en "impartir" conocimientos como en el siglo XVIII, hasta el padre que felicita a su hijo que "solo" le quedaron tres materias pendientes, regalándole el último modelo de "superconsolas", de estas de los jueguecitos.

Pues eso, que de nuevo me sorprendo, y a veces, solo en algunas ocasiones, me atrapa la sensación de que el tiempo no ha pasado y poco cambiaron las cosas.